jueves, 5 de marzo de 2009

Uno mismo

Te descubrí sin querer, te presentí de lejos, sin embargo sentí una energía rara. Pareciera que nos hubiéramos conocido hace años atrás.
No ocultábamos nada, vos eras lo que fuiste y yo tan transparente como siempre me mostré.
Fue extraño, sabia que te conocía de antes.
Me sentía demasiado cómoda, el hecho de mirarte me reconfortaba, descubrí que por fin algo bueno empezaba a suceder.
Me despejaste, me distraiste, absorbiste de ese mundo que no eran más que problemas.
Era incomprensible, ese magnetismo lo había sentido antes.
Una vez mas decidí arriesgarme, sin saber el significado de lo que estoy sintiendo.
Una vez mas... volví a dar todo de mi, sin esperar nada a cambio.
Todavía no logro entender algunas cosas, todavía no paro de sorprenderme.
Era predecible, ese temor lo había sentido antes.

1 comentario:

Rossina Salcedo dijo...

que lastima me da no leerla más.
sigo guardando su link en mi casita amarilla.